LA ENCANTADORA DE ABEJAS

Soñaba, pero era despierta. Amaba… más solo sus sueños.

Se deleitaba escuchando a sus maestros y en la encrucijada entre los libros y los agravios de una aventura presumiblemente desdichada, su opción última siempre era la misma cosa: el ensueño, la meditación, el abrigo de las letras y de los encantos de la poesía hecha magia ya en su interior, totalmente aprehendida, de tantas veces evocada.

En el espejo de su mirada, el brillo de sus sueños expandía sin cesar alegría a sus pares. Valientes todos ellos, ataviados para el vivir, para sentir lo real, guerreros y panteras de lo oprobio ante lo incierto; la mirada de la encantadora de abejas acariciaba sus almas agarradas a lo físico, como escudero rojo a su guante, esperando al Azor.

Admirables seres de gallardía, sedientos de calma ante el círculo del Samsara.

La encantadora de abejas sabía que los pasillos que conducíann al trono de su Reina estaban vedados a otro tipo de sustento que no fuera el que pusiera la miel sobre sus labios.

Pero entonces llegó Él. Apareció sin saber muy bien adonde dirigía este cruce de caminos que,  tan natural como la miel que él portaba en sus alforjas, de manera inequívoca, tan puro y tan directo, tan osado y tan claro, tan valiente y tan dialéctico, tan veloz y tan audaz…. tan de tantas y tantas maneras, bajo la luna llena de un mes de octubre, sin saber que aun sabiendo sabia, que no sabía… descubrió el hechizo de nuestra encantadora de abejas. Cuyo final es el principio y cuyo principio es el final.

https://www.youtube.com/watch?v=r6ItKnB3grg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s